Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 18 de diciembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
ricardo lopez
la habana - cuba
nada es soberano e imposible si desde la tela de araña el mundo parece mas pequeño.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Junio 2009
ella maneja el alba como una huella.
El experto.
un permiso para el alma
luego en el mundo algo se demuestra
un sol y la isla dentro del cuadro.
Retiro
uno va por ahí, representado en el animal agazapado,
décimo paso
Bendito poema amargo
espirales
el camarografo
intimas
s/t 2
una muestra de poder
Mostrar datos Mayo 2009
Escuchá Radio De Tango

Últimos comentarios de este Blog

05/05/09 | 11:08: marta mazzilli dice:
Adri...¿no es hombre mirando al sudeste?....o es otra a la que te referís...besos, Marta Mazzilli ( el viejo taller)
05/05/09 | 10:22: adriana gaviota dice:
Has visto la película "Hombre mirando al sur" Ricardo?. Una peli, de Eliseo Subiela, donde un hombre con su cabeza rapada y totalmente abstraído esperaba la llegada de los marcianos, básicamente. Claro que percibo la profundidad de tus palabras aparentemente enredadas inclusive - pensaran algunos - descolgadas y que sin embargo hablan de una realidad muy contemporánea y grave. Es un texto muy - para usar un término adecuado a él, "sobrecogedor" piq piq
05/05/09 | 09:27: adriana gaviota dice:
"...fantasmas hecho blues"; me quedo con eso mientras comienzo a leer otros versos de tu pluma q me llaman piq piq
Vínculos
Finalmente el hombre Finalmente el hombre


Prólogo y abismo


Vuelvo y voy
insultando la herencia del origen
... Ampliar

Comprar$ 20.00

in the name of the sword


¨A merced¨
Vivimos esta noche la perfecta muchedumbre
Mientras un vago espejo, profetiza
La astucia del milagro.
No se siente bien
Quererte en vida
Y salto al epicentro de mi cráter;
Jardín de la abundancia.
Una calle tuerce el ocaso
A pesar de la nostalgia que humaniza mis cinco sentidos
Y la ventana vuelve con la oscura sensación
De saber tu nombre.
La cara de la sangre gotea levemente.
Ningún paisaje embiste a las estrellas
Y tu mano es el roce,
Un pulgar pueblerino
Esconde temores a sobrevuelo.
Entendamos que debemos recluirnos.
Todas las flores son barcos
Nadie delimita a la noche en tus ojos naranjas
Ni tus sueños al canto
Desde el arpa,
Donde casi muchos de nosotros
Pluraliza.
La suerte queda embarazada
Si es que Humo azota a martillazos
El desafío pocamente.
Mi ciudad es una bronca con los dioses,
Doce epitafios,
Y las voces en fantasmas desterrando
A mis amigos.
Todos cumplen la sentencia en lugares diferentes.
La sombra amanece
Y sigues de jazz, rumbeando a mi costado.
Vivimos este papel-noche que acaba
Y callo tu recuerdo, mientras escapo


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

ella maneja el alba como una huella.



Alguna  vez,  la patria tuvo nombre de mujer

Y nada la detenía cuando rozó al pequeño animal

Que en desierto poseyó la costa, como versión inútil.

 

Media mañana para obligar a la huella que descanse en paz,

Pues lo noche avanza

                  A  La pared rugosa;

Algo incierto me enamora de la ciudad

Y no deja que abandone sus esquinas.

 

Quizá fueron tus manos tardes, las que abandonaron

                                                              A los hijos.

 

No jueguen a ver la suerte como ensucia la imagen

De un espejo, cuando alguna vez, el militar andaba gacho

Y la cabeza del niño goteaba el sueño

                                               Minucioso.

 

Cada cual gira los fantasmas de los años en que el vagabundo

Fue un militar; y de la mano, la cabeza rodeaba a las mariposas

                Como ave migratoria que pereció en tu ventana.

 

Desertores sentimientos casualmente repetían el hemisferio,

Y di mis pasos como cualquier isla; boceto en la calle,

Vicio común el animal represivo

                                    Lanza  humo

                                                         En contra

                                                                  A  televisores.

 

Callarse, porque las espinas capitalizan.

Callarse, porque el territorio es un manglar firme

Caerse, porque no hay medios en ciertas partidas de la sangre.

 

Cuantos callos harán falta, la frente enturbia los botones de la camisa

Y no es más que un experimento.

 

Alguna vez, mi país escondió los zapatos en la pequeña terminal

 Y los cajones bandeaban nostalgias frías y decadentes,

Mi padre brillaba en el espejo, un otro apresado por el tiempo de tener las raíces

                                                                                        De lo eterno;

Yo saltaba los balcones, vestía la bandera, reinaba bajo las luciérnagas del patio.

 

El mar escrito cuenta que sus marcas están allí, donde el muro

Y cada muerte contabiliza,

Rompe los cristales cuando los ojos seguían   

                                      A los violines decaídos.

 

La patria bajo el antiguo nombre de mujer

Espera que la noche vista de polvo, y mire encima del hombro

A medio siglo sin girasoles ni cuervos.

 

Quizá eran tus manos, y no tragué en seco

Si cargabas con los ojos empequeñeciéndome.

 

Si pudiera escapar de ella contaría los sueños

                                              Y tropezaría conmigo.


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS